VERTEDEROS

Culpan al Concello de Pontedeume de la aparición de vertederos ilegales

El Partido Popular de Pontedeume, encabezado por su portavoz, Javier Crespo, ha achacado hoy a la “dejadez y la falta de control” por parte del Concello la aparición en los últimos meses de vertederos ilegales en varios lugares del municipio.

En concreto, desde el grupo popular han explicado que es sencillo encontrar, cerca del parque natural de las Fragas do Eume o en el propio recorrido del Camino de Santiago Inglés que transcurre por el municipio, puntos en los que hay depositados, “sin control alguno”, restos de cubiertas de uralita que contienen amianto, plásticos de todo tipo, ruedas de vehículos o residuos de obras.

“Todos sabemos el perjuicio que este tipo de vertidos causan en el medio ambiente y, lo más grave, todo el mundo sabe el cuidado que hay que tener a la hora de tratar el amianto”, indicó Crespo, quien aseguró que el único que no debe ser consciente de estas cosas es el alcalde Bernardo Fernández.

Como ejemplo del “desinteres” del regidor, el portavoz de los populares asegura que su formación lleva varios mesos denunciando esta situación sin que el ejecutivo local “mueva un dedo” para solucionar el problema.

Descontrol medioambiental
Para Crespo, este “descontrol” en la gestión de vertidos pone de manifiesto la “nefasta” política medioambiental de un ejecutivo local que, al igual que sucede con la mala conservación de algunas playas, está permitiendo que Pontedeume transmita una imagen de “dejadez total” en el cuidado de sus recursos naturales.

“Como oposición no podemos consentir que el gobierno local quede de brazos cruzados y siga impasivo con asuntos de vital importancia para los vecinos”, subrayó Crespo, quien volvió a hacer hincapié en la incidencia que el turismo tiene en la economía local de Pontedeume, y el daño que este tipo de incidentes provocan en la llegada de visitantes.

Sobre este asunto, el popular aprovechó para urgir al señor Fernández a que tome algún tipo de solución y ponga remedio a una situación que, de no frenarla, acabará por convertir al municipio en un lugar con vertidos incontrolados “por todas las esquinas”.

Deja una Respuesta