OLI-FOTO

Censuran el gasto 12.000 para decidir cómo repartir 132.000 euros en el rural

El Grupo Municipal Popular de Ames presentó el pasado 8 de mayo escrito de alegaciones al Presupuesto General del Concello de Ames para el ejercicio 2017. Aprobado inicialmente en el Pleno Extraordinario celebrado el pasado 18 de abril de 2017, y publicado en el BOP nº 74, del 20 de abril de 2017; el partido Popular solicita la devolución de los mismos para una nueva redacción que recoja y se ajuste a la realidad del Concello de Ames. Los populares entiende que el Presupuesto General del Concello es un documento que vulneran el principio de estabilidad presupuestaria; un presupuesto que no está realmente nivelado al haberse calculado incorrectamente determinado ingresos y omitirse otros.

Estamos ante un presupuesto desequilibrado, no numéricamente, pero sí técnicamente.
Entre las alegaciones presentadas por el Grupo Municipal Popular se encuentra la relacionada con los denominados “presupuestos participativos”: una dotación de 132.000 € recogida en el programa 1539, en el área de gasto de Vías Públicas-Otros servicios básicos, por lo que sólo se podrían destinar a proyectos o infraestructuras en el rural. Una dotación decepcionante que refleja la actitud del Tripartito frente al rural de Ames, al que vuelve a tratar como si de ciudadanos de segunda se tratase, al destinarle un ridículo 0,57% del presupuesto. Una insignificante cifra que va en contra del deseado reequilibrio territorial fijado y garantizado por las anteriores corporaciones municipales.

Pero lo realmente preocupante es que estamos ante una consignación presupuestaria de imposible ejecución pues, a día de hoy, no existen bases aprobadas para la ejecución de tales presupuestos. Estamos por tanto ante la asignación de 132.000 € para algo que no existe; situación admitida implícitamente al habilitarse en el propio presupuesto otra partida de 12.000 € para la contratación de una asistencia técnica que se encargará precisamente de asesorar y diseñar las cuestiones relacionadas con la elaboración, funcionamiento y modelo participativo de los inexistentes presupuestos participativos.

Hasta la fecha, tan sólo tenemos conocimiento de un borrador por el que se pretende asigna a cada parroquia la cantidad de 12.000 €. Una decisión salomónica errónea que no tiene en cuenta criterios razonables y objetivos como puede ser la población, la extensión o el déficit de servicios de cada parroquia en concreto.

En cuanto al modelo de proceso participativo planteado, el borrador propone la creación de una Comisión de Presupuestos Participativos con un sistema denominado de asambleas abiertas en las parroquias en las que a determinadas personas se les otorga un papel moderador por encima del resto de vecinos. Un sistema que ofrece muchos interrogantes.

Es evidente que la falta de modelo y la ausencia de un marco normativo que regule el proceso participativo en Ames, unido a los plazos mínimos necesarios para la ejecución de las proyectos de inversión resultantes de tal proceso participativo, hacen que en el presente ejercicio 2017 sea prácticamente imposible su correcta ejecución

Deja una Respuesta