FOTO REUNIÓN PONTEDEUME

El PP culpa al Concello del retraso de las obras del mercado de Pontedeume

El grupo municipal del Partido Popular de Pontedeume ha culpado hoy al gobierno local de retrasar en un año el comienzo de la reforma del mercado municipal, después de que el Concello anunciase ayer la firma de un convenio con la Xunta de Galicia y la Diputación de A Coruña, en el que se fija la fecha del inicio de las obras para el año 2016.

Los populares han recordado que el anterior gobierno encabezado por Gabriel Torrente había anunciado el comienzo de esta actuación para el 2015, gracias al protocolo de coloboración que el Concello de Pontedeume había firmado en su día con la administración provincial y autonómica.

“Nos sorprende que el señor Fernández se muestre tan contento de haber conseguido retrasar una obra fundamental para el tejido económico de Pontedeume”, destacan los populares, quienes se preguntan si los vecinos estarán tan satisfechos de “tener que esperar por algo que ya debía estar en marcha”.

En este sentido, desde el Partido Popular insisten en que el único responsable de este retraso es el alcalde, Bernardo Fernández, a quien le achacan la “dejadez y la falta de interés” mostrada por este proyecto desde el primer día de su mandato.

Proyecto avanzado
“Desde el Partido Popular siempre estuvimos abiertos a explicarle cómo estaban las cosas y cuáles eran los pasos a seguir para iniciar la reforma del mercado”, indican los populares, que hasta agosto no tuvieron noticias del señor Fernández.

En este sentido, desde el grupo municipal han recordado que el anterior gobierno local ya había aprobado en el pleno una partida presupuestaria para proceder a la demolición trasera del mercado.

Además, los populares habían planificado, para este verano, el traslado de la Agraria a las oficinas de FOREMDES De este modo, según han explicado, podría haber ejecutado la demolición de este edificio para así contar con espacio suficiente para la construcción del nuevo mercado.

"Dejamos contratado el proyecto con una empresa en marzo con la condición de entregar a los 30 días el proyecto básico y a los 60 días el de ejecución, por lo que la contratación en verano sí era posible", afirman los populares, quienes concluyen diciendo que "el nuevo gobierno tenía todo listo para haber podido empezar con las obras".

Deja una Respuesta