13438856_1787225054858859_1569844835319653420_n

El PP prevé unas cuentas de "izquierdas" en la acepción más negativa del término

El Grupo Municipal Popular de Ames, junto con el resto de miembros de la oposición, con la excepción de Ames Novo, han sido excluidos, por la fuerza de los hechos, de las negociaciones para la confección del proyecto de presupuestos 2017, tal y como se ha puesto de manifiesto tras la difusión del acuerdo firmado entre el Tripartito y Ames Novo. A los populares de Ames este decisión no le sorprende al ser un proceder habitual en el Tripartito; por ello, a la espera de recibir el borrador de Presupuestos Municipales 2017 que incorpore las modificaciones correspondientes al acuerdo entre el Tripartito y Ames Novo, el Grupo Municipal Popular de Ames de lo único que tiene certeza es de que efectivamente serán unos presupuestos de izquierdas, pero, lamentablemente, en la acepción más rancia y negativa del término: escasas inversiones en la zona rural para equiparar el nivel de servicios al de los núcleos urbanos y la gran parte del presupuesto dedicado a gasto corriente, a costa de la clase media del Concello, a la que se desatiende e ignora en aras de conceptos tan manidos como progresismo o participación, a los que la izquierda se ha encargado de despojar de significado a causa de su reiterada y frívola utilización y nulo ejemplo.

Atrás quedaron las manifestaciones del Alcalde, José Miñones, cuando declaró en junio de 2015 que “O único que temos claro e que o goberno de Ames non vai ser a catro”, para justificar de este modo la falta de confianza que le inspiraba Ames Novo, y negociar sólo con el BNG y “Contigo Pódese” la formación del Tripartito. Pero la firmeza que el Alcalde manifestaba al indicio de su mandato, se ha tornado en dejadez de funciones a favor de sus socios radicales de izquierda; y quien antes no era de confianza, ahora se convierte en actor principal para garantizar la aprobación de los presupuestos, y de paso, la continuidad de un Tripartito en minoría que ignora a los vecinos del rural, no satisface convenientemente las reivindicaciones de los núcleos urbanos, desatiende los sectores productivos y generadores de riqueza del Concello, y reparte migajas en participación y entre los sectores mas desfavorecidos; mientras que se prodiga en fomentar y financiar colectivos y movimientos sociales de afinidad ideológica; en un intento de imponer su ideología a la mayoría de los vecinos de Ames; intentos que fracasarán frente al empuje y el tesón de la mayoría silenciosa de la sociedad amiense, que día a día trabaja por el bien de la comunidad.

Con este proceder, poco transparente y antidemocrático, la extrema izquierda de Ames, -pues no debemos olvidar que los socialistas de Ames se declaran partidarios del sector más radical del socialismo español, cercano a las tesis populista de los círculos de Podemos y aliados del nacionalismo excluyente-, optan por mantenerse en actitudes de pureza ideológica en lugar de asumir la responsabilidad del poder y gobernar para todos. Prefieren y valoran más el formar parte de un grupo de personas autodenominadas progresistas y autocomplacientes, que contribuir al esfuerzo colectivo por mejorar materialmente la vida de todos los vecinos y especialmente de aquellos más desfavorecidos a los que juegan a defender pero, en realidad, los abandonan.

Deja una Respuesta