OLI-FOTO

El PP de Ames solicita un pacto gallego por la conciliación

El Grupo Municipal Popular de Ames ha presentado una propuesta a la consideración del Pleno Municipal para que el Concello de Ames inste a la Xunta de Galicia, en coordinación y colaboración con la Fegamp, a promover un Pacto por la conciliación y la corresponsabilidad en el ámbito de la vida laboral, personal y familiar en los concellos gallegos.

La conciliación entre la vida familiar y laboral y la corresponsabilidad en el ámbito familiar constituye uno de los grandes retos del siglo XXI.

El mundo laboral es uno de los ámbitos fundamentales de promoción de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombre; pero el reparto desigual de las responsabilidades familiares constituye uno de los principales obstáculos para la participación plena de las mujeres en el mercado laboral, así como su permanencia y promoción dentro del mismo.

La conciliación es una problemática compleja para las mujeres, que viven en primera persona este conflicto; pero también para los hombres, las familias, y la sociedad en general. Gracias a la conciliación, los hombres y las mujeres participan equilibradamente en la vida personal, familiar y en el mercado de trabajo; lo que implica compartir el trabajo existente, organizando y flexibilizando los usos del tiempo sobre la base de la igualdad; compartir el poder, compartir las responsabilidades públicas y propiciar la presencia de mujeres en los ámbitos de decisión política y económica.

Por ello, la conciliación no puede circunscribirse al ámbito privado, pues necesita la implicación de todos los agentes sociales: administraciones públicas, empresas, sindicatos, tejido asociativo...

La corresponsabilidad social va más allá de la conciliación. La corresponsabilidad social significa aumentar la implicación de las personas en el reparto de las responsabilidades domesticas y familiares, especialmente de los hombres, y se extiende a otros agentes sociales e instancias publicas y privadas.

La falta de corresponsabilidad y las dificultades para conciliar la vida familiar y laboral contribuyen a mantener la discriminación laboral y salarial de las mujeres; al mismo tiempo que constituyen las principales barreras para su desarrollo profesional, con la consiguiente pérdida de talento, lastrando la competitividad empresarial y el progreso económico. Es importante conocer estas consecuencias en la vida personal, pero también en el conjunto de la sociedad, para ser conscientes del alcance del problema y buscar soluciones que vayan a la raíz del mismo. No se trata de ayudar a las mujeres, sino de repartir tareas y responsabilidades para que hombres y mujeres gocen y ejerzan los mismos derechos y las mismas responsabilidades. El trabajar por y para la conciliación y la corresponsabilidad exige una reflexión sobre el mercado labora, el modelo educativo, la ciudad, el urbanismo y los servicios; incorporando la perspectiva de genero transversalmente en las políticas que se desarrollen.

El ámbito local, por su proximidad al ciudadano, constituye un marco idóneo para la promoción y gestión de recursos y servicios para la conciliación.

Además, no debemos perder de vista el papel que los concellos vienen desarrollando respecto a la consecución de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Esta experiencia en materia de igualdad facilita la interacción con los ciudadanos y la identificación de las necesidades del propio concello respecto en materia de conciliación.

Deja una Respuesta