FOTO ROSA GALLEGO REMANSO

Gallego culpa a los caprichos de Ferreiro el estado de abandono del Remanso

La portavoz del Grupo Municipal, Rosa Gallego, se desplazó esta mañana hasta el barrio de Cuatro Caminos para denunciar que el estado ruinoso en el que se encuentra la Cafetería del Remanso es consecuencia directa de un capricho político de Ferreiro, que decidió parar la obra porque la había dejado lista el anterior Gobierno. En este sentido, la representante del PP recordó que ya advertimos en agosto de 2015 y en junio de 2016 que lo que estaba ocurriendo con este proyecto era el mejor ejemplo de la nula gestión de este alcalde y de sus caprichos políticos de parar todas las obras que había dejado pendientes el PP. Para Rosa Gallego lo más grave de esta situación es que después de paralizar una obra que ya estaba iniciándose, después de pagar a la empresa una indemnización de 23.000 euros y después de dejar a los vecinos sin un edificio que se había sido consensuado con ellos, ahora dos años después, el resultado es una estructura en estado ruinoso que supone un grave peligro para la seguridad de los viandantes y de los muchos coruñeses que visitan este parque de Cuatro Caminos a diario. En este sentido, apuntó que la caída de cristales se produjo delante de los usuarios de la parada de autobuses, lo que pudo provocar una desgracia. “Este es el balance que tienen los vecinos de Cuatro Caminos en vez de un Kiosco Cívico que habría entrado en funcionamiento en marzo de 2016, con una inversión ya comprometida de 1,1 millones, tienen una cafetería abandonada y sin mantenimiento”, recalcó la edil popular.

Rosa Gallego insistió en que Ferreiro y todo su equipo aterrizaron en el Gobierno de esta ciudad hace casi dos años, considerándose a si mismos como intrusos, lo que les llevó a anular, suspender y cancelar cualquier proyecto que hubiese dejado el anterior gobierno, sin valorar ni su urgencia ni su demanda vecinal. En este sentido, puso como ejemplos las reformas de la Plaza de San Pablo, la reforma del Mercado de Monte Alto o el plan de accesibilidad de escaleras mecánicas o ascensores. Dentro de este paquete entró esta obra que ya estaba iniciándose y que era una infraestructura muy demandada por el barrio, los vecinos no entendieron porque se renunció a esta infraestructura y en especial a esta inversión, sobre todo si tenemos en cuenta que la Marea es incapaz de gastar el dinero que presupuesta para inversiones y esta obra ya estaba adjudicada e iniciándose, aún así no dudaron en suspender el proyecto, pagar la indemnización y dejar al barrio sin este servicio público.

Para Rosa Gallego dos años después lo único que han sacado en limpio los vecinos es un compromiso “en el aire” de que se hará un actuación más modesta y mientras tanto el Remanso se cae a trozos y lo que es peor se está poniendo en peligro la seguridad de las personas por la falta de mantenimiento de este edificio que es propiedad municipal. Por ello, los populares exigen que “se tomen medidas de inmediato y que mientras no se proceda a iniciar algún proyecto concreto en este espacio se realicen obras urgentes de mantenimiento porque es la obligación de este alcalde, porque mucho nos tememos que los vecinos aún tendrán que esperar meses, e incluso años, antes de que se concrete lo que finalmente hará la Marea en esta zona”, finalizó

Deja una Respuesta