García Seoane continua inmerso en su estrategia de atrincheramiento ante la exigencia de mayor transparencia por parte de la oposición.

Según el Partido Popular de Oleiros ha levantado un sistema de cortafuegos para evitar debates incómodos.

A la miserable limitación de medios a disposición de la oposición- Oleiros, siendo el ayuntamiento más rico de la comarca es el que presta menos apoyo a la acción de los grupos municipales de la oposición-García Seoane no deja de establecer nuevos obstáculos a que pueda fiscalizarse su acción de gobierno por las demás fuerzas políticas.

A parte de negar el pan y la sal en todos los medios de comunicación municipales que el alcalde reserva para su uso exclusivo y que cuestan una fortuna a las arcas municipales, García Seoane se ha embarcado en una nueva cruzada para establecer barreras derivadas de las potestades que le concede el ordenamiento jurídico para regular el funcionamiento y organización de los órganos municipales.
A las últimas arbitrariedades de Alcalde, como la de exigir por escrito y con antelación a la celebración de los plenos los ruegos y preguntas que la oposición pretende tratar y la de impedir la tramitación de mociones presentadas por aquella salvo que sean de su interés, se suma ahora la de limitar el número de dichas iniciativas a presentar por cada Grupo Municipal a un máximo de dos por pleno y grupo. Así, el Bloque Nacionalista, con un único concejal, tiene la misma cuota de mociones que el Grupo Popular con cinco.
A todo ello, en un suma y sigue interminable, hay que añadir que las retransmisiones de audio de los plenos son aleatoriamente deficientes y, como no podía ser de otra manera, su absoluta negación a colgarlos en las páginas del concello para su consulta.
Sobre las retransmisiones en vídeo y en directo, a las que el alcalde y sus acólitos parecen temerles cada vez más por las continuas salidas de tono y las más absolutas faltas de respeto a oposición y ciudadanía, ni que decir tiene que no quiere oír hablar de ello.